Archivo

Archive for the ‘Libros’ Category

El Tao, los rompecabezas y el consumismo

11/05/2010 5 comentarios

Hoy terminé el Tao Te Ching. Es algo bastante dificil de definir, según Lao Tsé (el supuesto autor del Tao que su existencia historica se debate):

“El Tao que puede ser expresado no es el eterno Tao; el nombre que puede ser definido no es el invariable nombre”. Y agrega Chu Ta-Kao, el traductor: “El eterno Tao no puede ser vertido en palabras, ni tampoco puede ser definido el nombre invariable; porque las palabras no son más que símbolos y una definición se basa en la relatividad de las cosas. “

En muchos capítulos habla de la sabiduría que genera el no-hacer y la no-acción , pero dista del concepto tradicional que tenemos del no-hacer que, para los occidentales, es ser desganado, etc

La quietud de la que creo que habla es una quietud distinta, como si Lao Tse estuviera completamente ligado a su fisiologia y pudiera controlar todos los instintos, emociones etc.
pero se trata de un control distinto al concepto que tenemos sobre el control.. Es un control pero sin controlarlo porque controlar es estar haciendo algo.

A veces me imagino mi cerebro como un instrumento biológico en el que distintas sustancias se segregan y cada emoción es una sustancia y sumadas a mi experiencia vital (que a su vez fue formada por otras sustancias en el pasado) forman mi consciencia.

Las sustancias que segrega mi cerebro no las puedo controlar, pero creo que el taoísmo incentiva a eso. El “juez” final de cuanto odio, amor, o tristeza, provoca en nosotros un suceso, una acción son nuestras arterias.

Veo a un taoísta como un disciplinado en eso, como alguien que tiene el control sobre que sustancias que libera su cerebro/cuerpo, que puede decidir su reacción desde su núcleo y por su experiencia prefiere la quietud y lo estático y entiende que en esa quietud está “afinado” con los árboles, las nubes y el universo.

Creo que la percepción tradicional es casi opuesta, es ver todas esas cosas como si les faltara algo… Como si nada estuviera completo, como un rompecabezas al que le falta una pieza

Pienso que el consumismo es la creación de la ausencia de esa pieza. Las publicidades y principalmente la televisión muestran una plenitud ilusoria en los sujetos, como si por comprar hubieran llenado ese espacio del rompecabezas.

El analista de mercado Victor Lebow expresa explícitamente la “necesidad” de la creación de la ausencia de esa pieza:

Nuestra economía, enormemente productiva, exige que hagamos del consumo nuestro estilo de vida, que convirtamos el comprar y utilizar bienes, en auténticos rituales, que busquemos nuestra satisfacción espiritual, la satisfacción del ego, en el consumir… necesitamos que se consuman cosas, se quemen, se sustituyan, y se tiren, todo ello a un ritmo cada vez más rápido.

En el documental “La historia de las cosas” dicen que el motor de nuestra sociedad es el consumo, que todo gira en torno a cuanto consumís y mientras más consumas vas a ser mejor visto porque todo gira en torno a que tanto seguiste la flecha del consumo. El ejemplo obvio es la moda.

Creo que el principal problema del consumo y de la percepción actual es la comparación constante, las cosas y los sucesos dejan de ser y se convierten en un no-otra cosa. Una cámara de fotos se convierte en una cámara de fotos no-última generación en poco tiempo; una computadora, en una computadora vieja. Pero creo que también afecta la percepción sobre las relaciones sociales, los sucesos, los lugares de vacaciones, los paisajes, etc.

Por lo que entendi según el Tao la pieza que falta, incluso el concepto de piezas es un vision errada porque su núcleo es la medición y la comparación constante.
Con ese sistema de valores, las cosas por sí solas, carecen de un sentido real porque están sujetas a otras supuestamente mejores o peores y la concepción de lo que es mejor y lo que es peor debe variar porque sino dejariamos de comprar.

Categorías:Analogias, Libros